Saltar al contenido

Embarazo y champiñones

Champiñones

Los champiñones son unos hongos muy ricos y apetecibles pero, ¿se pueden comer champiñones durante el embarazo?

El champiñón común, también conocido como champiñón de París es una especie de hongo, cultivado extensamente para su uso en gastronomía. Es la especie de hongo comestible más comúnmente usada para la cocina en el mundo.

¿Se pueden comer champiñones durante el embarazo?

Como se sabe el champiñón es un hongo que nace en contacto directo con la tierra y por eso puede ser fuente de contagio de toxoplasmosis.

Siguiendo unos consejos, en principio no debe haber problema en consumir champiñones.

Los champiñones, antes de ser utilizados, deben ser limpiados muy bien. Agua abundante e incluso, como se recomienda limpiar algunas verduras, con lejía apta para uso alimentario. Si se consumen en crudo deben limpiarse muy bien. Es importante limpiarlos por debajo de la capucha que tienen puesto que ahí pueden tener tierra.

Otra manera de consumirlos es cocinándolos. Las altas temperaturas acaban también con la toxoplasmosis por lo que si cuidamos la limpieza y una buena cocción, no debe haber mayor problema en consumirlos.

Lo qué más destaca de este hongo son, precisamente, las propiedades de los champiñones. Son nutritivos y, especialmente, ricos en minerales como el selenio, magnesio, fósforo, yodo, calcio, zinc y potasio, vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B9, C, D y E, proteína vegetal y fibra. Por eso se recomienda su consumo.

No obstante, y si estás embarazada, te recomendamos que consultes con tu médico si puedes comer champiñones durante el embarazo así, con total seguridad, saldrás de cualquier duda.