Saltar al contenido

Embarazo y Helado

Helado
Vota este artículo

Llega el calor y apetecen ricos helados pero a las embarazadas siempre les asalta la duda, ¿se puede comer helado durante el embarazo?

Bueno pues hemos hecho este artículo justo para ofrecer algo de información acerca de esta pregunta tan común entre las futuras mamás.

Antes de abordar la pregunta, debemos tener en cuenta los principales ingredientes de los helados: leche, nata como ingredientes principales y, según el sabor, pues pulpa de fruta, colorante saborizantes…

Entonces, ¿Se puede comer helado durante el embarazo?

Pues para abordar correctamente esta respuesta debemos distinguir dos tipos de helados, principalmente.

Helado (Polo) embarazo

En primer lugar nos referiremos a los helados cuya base principal es el agua, conocidos como polos. En principio  este tipo de helados no hay ningún problema en consumirlos durante el embarazo. Como hemos dicho al principio su ingrediente principal es agua al que se le añade fruta, saborizante o colorante.

Este tipo de helado es una interesante propuesta para refrescarse. Además se pueden hacer en casa fácilmente porque la materia prima es muy fácil de conseguir.

Ahora viene la duda, los helados cremosos durante el embarazo, ¿los podemos comer o no? Pues en principio debemos ver los ingredientes. La base principal de los helados suele ser la nata y la leche principalmente. Entonces, como ya hemos dicho, debemos tratar de encontrar que la leche efectivamente sea Pasteurizada, para estar completamente seguros.

¿Y si hacemos helados caseros? Pues, como hemos dicho, deberías tener la precaución de utilizar los ingredientes permitidos o, en su defecto, leches de origen vegetal, por ejemplo, leche de soja.

En resumen, y como decimos siempre, lo mejor es leer el etiquetado y consultar con los expertos. Así saldrás de duda y podrás tomar todos los alimentos que quieras, con seguridad.

¿Te hace un heladito? Recuerda, sí, pero mira la etiqueta.