Saltar al contenido

Embarazo y Gatos

Gatos

Recibiste la maravillosa noticia de tu embarazo y piensas en todos los cambios a tu alrededor, todo para cuidar tu embarazo, tu salud y la de tu bebé. Piensas en tu gato, tu mascota consentida en casa. Quizás muchas preguntas se te vienen a la mente. Tal vez dudes si tu gato puede quedarse en casa porque piensas en las normas de higiene y en riesgos que has escuchado, como la toxoplasmosis asociada con los felinos. Tienes miedo de que puedas contraer esta bacteria asociada con malformaciones en el feto. 

Toxoplasmosis, embarazo y gatos

La toxoplasmosis es una enfermedad que es producida por un parásito llamado T. gondii. Este puede ser contraído por distintas vías. Una de ellas es a través de las heces de los gatos. Es por ello que es fundamental que tengas medidas higiénicas extremas en casa, mucho más si estas embarazada.

La mayoría de las personascontraen toxoplasmosis al inhalar las heces de los gatos que son portadores de este parásito. También por consumir frutas o verduras mal lavadas. 

Sin embargo, es importante que sepas, para tu tranquilidad, que los felinos que se alimenten y sean sanos no transmiten toxoplasmosis. No suele ser probable que tu gato, siendo un animal doméstico y que vive en condiciones salubres, esté infectado y por lo tanto no te contagiará y no representa un riesgo para tu embarazo. 

Una mujer embarazada no se contagia con toxoplasmosis por el hecho de acariciar a su gato. Sin embargo, es necesario recordar que los primeros tres meses de embarazo son esenciales para el desarrollo sano de tu bebé según afirman los especialistas. Es por ello que sugieren que se deben seguir unas recomendaciones para mantener las condiciones salubres y cuidar de tu embarazo y el crecimiento de tu bebé evitando el contagio.

Recomendaciones para mujeres embarazadas con gato

Al recibir la noticia de que estás embarazada y si tienes un gato, se sugiere que tomes las siguientes precauciones:

  • Acude a tu ginecólogo para un examen de sangre y determinar si estás inmunizada contra la toxoplasmosis o si es susceptible de contraerla. 
  • Debes consultar con el veterinario de confianza para asegurarte si tu gato está libre del parásito que transmite la toxoplasmosis
  • Asegúrate de que tu gato no adquiera el parásito que transmite la toxoplasmosis durante tu embarazo. Son detalles realmente sencillos pero importantes para el cuidado de tu salud y la de tu bebé. Asegúrate de que tu gato no consuma carne cruda, por ejemplo, como cuando caza ratones o alguna pájaro. Más bien aliméntalo con alguna comida especial para gatos. 
  • Aunque tu gato no esté infectado con el parásito, mantén estrictas medidas de higieneLávate las manos cada vez que toques a tu gato
  • Es recomendable desparasitar a tu gato con cierta regularidad por precaución. 

El contar con la compañía de una mascota durante el embarazo también puede tener excelentes efectos psicológicos y emocionales. Así que tranquilamente podrás disfrutar de la compañía de tu gato con los cuidados necesarios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *