Saltar al contenido

Embarazo y Leche

Leche
Vota este artículo

Durante el embarazo siempre surge la duda de si es posible tomar leche. Pero antes de dar la respuesta, será necesario tener en cuenta una serie de cuestiones muy importantes en relación a la leche.

No podemos dejar de lado que la leche se ha convertido en un alimento que tomamos de forma habitual y que tiene importantes propiedades para nuestro organismo. Pero, cuando una mujer está embarazada, debe tener ciertas cautelas con lo que debe comer para evitar infecciones que puedan perjudicar al bebé.

Como decimos, la leche y los productos lácteos proporcionan abundantes beneficios nutricionales. Pero la leche cruda también puede albergar microorganismos peligrosos que representan riesgos graves para la salud de usted y su familia. Y como has podido leer hablamos de la leche cruda.

¿Qué es la leche cruda?

La leche cruda es aquella que proviene directamente de las vacas, ovejas o cabras y que no ha pasado por el proceso de pasteurización para matar las bacterias perjudiciales. Puede contener bacterias peligrosas como Salmonella, E. coli y Listeria, que son las responsables de causar numerosas enfermedades transmitidas por los alimentos.

¿Qué es la pasteurización?

La pasteurización es un proceso de calentamiento de la leche a una temperatura específica, durante un período establecido, que destruye las bacterias perjudiciales. La pasteurización, descubierta y creada por Louis Pasteur en 1864, destruye los microorganismos nocivos responsables de enfermedades como listeriosis, fiebre tifoidea, tuberculosis, difteria y brucelosis.

De hecho la gran mayoría de productos en la actualidad aparece UHT y esto hace referencia a un proceso específico de pasteurización, conocido como ulétrapasteurización.

Entonces que, ¿se puede tomar leche durante el embarazo?

Pues tras lo anterior la respuesta es sí pero únicamente aquella que esté sometida a un proceso de pasteurización y/o esterilización. O leche que haya sido tratada o sometida a un proceso de hervido.

Queso

Pero ten en cuenta que, muchos productos derivan de lácteos, por lo que tendrás que mirar etiqueta por etiqueta el origen o procesos a la que ha sido sometida la leche.

En resumen se puede comer:

  • Crema o leche pasteurizada;
  • Quesos duros como el cheddar y quesos de rallar extra duros como el parmesano;
  • Quesos blandos como Brie, Camembert, quesos de pasta azul y quesos blandos,   y el queso Blanco hechos con leche pasteurizada;
  • Quesos procesados;
  • Crema, ricota y queso cottage o requesón elaborados con leche pasteurizada;
  • Yogur hecho con leche pasteurizada;
  • Flan hecho con leche pasteurizada; y
  • Helado o yogur helado hechos con leche pasteurizada.

Son pequeños gestos y hábitos que tendrás que tener mientras dure el embarazo para evitar riesgos innecesarios para tu bebé. Acostúmbrate a mirar las etiquetas y si tienes alguna duda, llama al servicio de atención al cliente de la marca del producto y allí te podrán ayudar.