Saltar al contenido

Embarazo y Natillas

Natillas

El embarazo es un momento en el que apetece comer cosas dulces como natillas, leche condensada, flanes, arroz con leche… pero, como siempre, debemos ir con cuidado con aquello que se come para evitar disgustos. Pero esto no sólo ocurre con los dulces, sino que es con todo lo que debe comer una embarazada.

Las natillas son un postre muy típico en nuestra gastronomía, pero las precauciones a tomar por las mujeres embarazadas, hacen cuestionarse la posibilidad de tomar cualquier tipo de natillas.

¿Se pueden comer natillas durante el embarazo?

Pues antes de dar respuesta a esta pregunta debemos diferenciar tres tipos de situaciones en las que nos pueden ofrecer las natillas:

  • Natillas Hechas en Casa: En este caso, teniendo la precaución de utilizar leche pasteurizada no existe riesgo alguno que impida que tomes natillas durante el embarazo. Podemos decir que, en este caso, es la forma más segura de tomarlas: en casa y controlando los ingredientes tú misma.
  • Natillas “caseras” de restaurantes: Pues aunque en principio no ocurra nada, nuestra recomendación es que no tomes natillas en restaurantes, salvo que te garanticen que están hechas con leche pasteurizada. Pero, sinceramente, evitaríamos cualquier riesgo si no las tomas.
  • Natillas compradas en supermercados: En este caso lo que debemos hacer es leer la etiqueta e intentar localizar, en los ingredientes, que la leche sea pasteurizada o, en alguna parte del paquete aparezcan las siglas UHT. En este caso no habrá ningún problema en que las comas.

En las recetas de natillas que conocemos, se acaba hirviendo la leche por lo que sufre un proceso de cocinado matando las bacterias que pueda contener. Esto supone que, en principio, no haya riesgo alguno en comer natillas durante el embarazo.

No obstante a lo anterior, siempre es mejor prevenir que curar. Si te apetecen natillas, cómpralas procesadas en tu supermercado o, por el contrario, cocínalas en casa con leche pasteurizada. Son pequeños gestos que, sin duda, harán que te sientas más tranquila durante el embarazo.

Lo “peligroso” de las natillas es, sin duda, algún tipo de contagio a través de la leche si no está pasteurizada o se realiza con algún tipo de receta con poca cocción o similar. Por eso, son pequeños consejos que os damos para que tengáis un embarazo perfecto.

No obstante, si tienes alguna duda o te surge alguna cuestión más, consúltalo con tu ginecólogo o Ginecóloga.

Análisis por marca de natillas: