Saltar al contenido

Embarazo y Latas de Conserva

Latas de Conserva

Las latas de conserva son muy utilizadas en nuestra gastronomía. Esto conlleva, necesariamente, a que sean también utilizadas por las embarazadas para alimentarse o, incluso, para tomar algunos aperitivos.

Son múltiples los alimentos que nos podemos encontrar en latas de conserva como los mejillones, berberechos, atún… y muchos más.

Llegados a este punto, vamos a empezar.

¿Se pueden comer latas de conserva si estoy embarazada?

Como siempre, la respuesta a esta pregunta no puede ser categórica. Depende de muchos factores.

En primer lugar debemos tener en cuenta que las latas no son peligrosas por si para las mujeres embarazadas. De hecho en principio no hay problema en consumirlas. Porque, siguiendo algunas directrices, el problema no está en las latas sino el contenido (si es recomendable o no para su consumo durante el embarazo).

Las latas de conserva están sometidas a procesos de esterilización y, en algunos casos, mediante procesos térmicos que acaban con los microorganismos que pudiesen contener. De hecho, por eso puede mantenerse a temperatura ambiente.

No obstante, como en todo, pueden generarse problemas con las latas y pueden ser muy peligrosas por poder transmitir botulismo. Una enfermedad pue puede ser, incluso mortal. Esta enfermedad puede aumentar por el consumo de conservas caseras (que no son recomendables).

Qué debemos tener en cuenta antes de abrir o comprar una lata de conserva.

  • Que esté en perfecto estado: esto a priori es algo lógico, pero es necesario tenerlo en cuenta. Es decir que no tenga ningún tipo de deformidad o golpe. Las deformidades pueden indicar que las conservas están en mal estado o el proceso de enlatado ha sufrido algún tipo de problema.
  • No tenga restos de óxido: La lata de conserva es recomendable que no tenga ningún resto de óxido. Esto puede ser un signo también de que la lata esté en mal estado.
  • No estén hinchadas: Uno de los efectos de la toxina botulínica es, precisamente, que las latas de conserva se hinchen. Esto puede suponer un problema en la esterilización o envasado.

Ojo, esto que indicamos no es solo para las embarazadas, sino que es aplicable para cualquier persona.

Como decimos, y según indican algunos expertos, realmente hay que tener precaución con el contenido de las latas de conserva y la calidad de los mismos, en el caso de que estés embarazada.

Conservas en Tarro de Cristal

Las conservas también pueden estar en tarro de cristal. De hecho son la forma de hacerse en casa.

Si no se sigue un escrupuloso proceso de cocinado y de esterilización, es recomendable no tomarlas.

Muchas conservas en tarro de cristal que podemos encontrar en grandes superficies tienen un elemento de garantía de calidad. De hecho es el famoso “clic” que suena al abrir el bote.

Como ocurre con muchos alimentos, el peligro está realmente en las elaboraciones caseras que no tienen tantos controles como las comercializadas.

Si tienes alguna duda, consulta con tu ginecólog@.