Saltar al contenido

Embarazo y Leche Condensada

Leche Condensada

Durante el embarazo, es bastante habitual que se produzcan antojos. Los antojos pueden ser tanto dulces como salados pero, ciertamente, muchas son las futuras mamás que se han decantado por la leche condensada.

La leche condensada es un derivado de la leche que es sometida a ebullición hasta que va perdiendo agua y, posteriormente, se le añade algo de azúcar. No sólo destaca este alimento por su textura sino por su casi adictivo sabor.

Pero, ¿se puede tomar leche condensada durante el embarazo?

Para responder a esta pregunta tenemos que acudir al articulo en el que hablamos de la leche y embarazo. Porque lo que allí dijimos es aplicable aquí.

Generalmente los productos que vienen elaborados y envasados están sometidos a controles de calidad donde realizan análisis para evitar el contagio de enfermedades. Concretamente lo que más preocupa durante el embarazo es la listeria.

Lo primero que tenemos que observar en el bote es que ponga Leche Pasteurizada o las letras UHT. Esto es indicador que la leche ha sido sometida al proceso de “desinfección”. Porque aunque no lo creamos la leche es portadora de muchas enfermedades.

Otra de las precauciones que tenemos que tener al consumir leche condensada es su alto nivel en azúcar. Si consumes en exceso, el alto nivel de glucosa, puede tener algún perjuicio también para tu bebé.

Leche condensada en la Cocina

Leche Condensada en la Cocina
La leche condensada es utilizada habitualmente, también, en la cocina

Además, la leche condensada también se utiliza habitualmente para cocinar. De ahí que si es un postre que no has elaborado tú misma, mejor que te abstengas de probarlo porque desconocemos la procedencia de la leche condensada.

Por eso, si tu situación es que se te ha antojado comer leche condensada durante el embarazo, lo que puedes hacer es tomarte una cucharadita pequeña suficiente. Esto dará por satisfecho tu antojo y evitarás riesgos innecesarios.

De todas formas, como todo, si tienes alguna duda al respecto, acude directamente a tu ginecólogo y él te dará las indicaciones necesarias acerca de la leche condensada. Para eso están los médicos y para eso han estudiado años de carrera.

Como ves son pequeñas precauciones y hábitos que harán que todo fluya conforme debe hacerlo. Pero también es importante que no te obsesiones con la comida y que todo lo hagas de la forma más natural posible. Son prevenciones no obsesiones. ¡Disfruta del embarazo!